Mi Veterinario Mexicano 2

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 1,136 other followers

Salt and pepper

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 1,136 other followers

Mi Medico Veterinario Mexicano es una persona muy sensible. Su experiencia como veterinario abarca varias décadas y animales de granja incluido y pequeñas criaturas. Estos últimos años ha tendido a perros y gatos. Entre sus servicios a los perros es preparación les. Dice de esta manera se convierte en la mascota más acostumbrada a su presencia y él más conocedor de la mascota y sus propietarios. Un día que llegó el propietario del perro en su clínica sin sus hijos y sin el perro.
“Tú sabes mi perro. Es viejo. Él es ciego. Él twitches mucho. Es olvidadizo de dónde poner sus residuos. Ahora, lo que vi hace varias semanas, es delgada, ya no come. Es tiempo”.
“Sí,” dijo mi Medico Veterinario Mexicano. “Se te lo traen, entonces?”
“Bueno, usted sabe, mis hijos y el perro han estado juntos desde que eran muy pequeños. Mi rango de niños de cuatro a nueve años de edad. Hablamos sobre el último día de nuestra mascota fiel. Quieren estar allí”. Se declaró, “Medico, te importaría, Medico vendría a nuestra casa para administrar? Los niños desean así.”
Mi Medico Veterinario Mexicano se traga con dificultad como respondió que iba, indicando que él nunca había hecho esto antes. Se hicieron arreglos.
Mi Medico Veterinario Mexicano llegó a su residencia en el momento indicado. Vio que el perro estaba en medio de la planta de la sala de estar con los tres niños sentar tranquilamente alrededor de él, acariciando el perro que poner de su lado, los ojos cerrados. La más pequeña niña, Rosella, le mirada con los ojos enrojecidos, inflamados ya por las lágrimas del conocimiento, ligeramente acariciaba la cabeza del perro, murmurando su nombre una y otra vez. Lentamente, se inclinó sobre su perro, le abrazó suavemente y coloca un beso en la frente. Como ella se retiró, su hermano mayor y su hermana, siguió su ejemplo.
Sus padres estaban mirando hacia atrás, luchando en la pena que tembló en sus corazones. El Padre asintió al veterinario. El veterinario se acercó a la mascota.
Los sollozos se hicieron eco en la habitación. Tristeza estaba por todas partes. Rosella baraja al lado de la espalda del perro, cerca de su cabeza. Ella mira fijamente a su mascota, permanecer quieto, tranquilo y cómoda en el piso.
El veterinario no sabía qué decir cuando la niña le dio una mirada larga. Dijo que lo que vino a su mente, “sabes por qué la vida de su mascota es más corta que el tuyo?”
Con su mano sobre la cabeza de la mascota ya fallecida, la pequeña niña acarició el cuerpo ya sin vida de su mejor amiga, le acariciaba suavemente.
En la voz del pequeño ángel, ella respondió “es porque siempre estaba contento de vernos, con su cola menear. Siempre estaba feliz. Feliz de ver a Jacinta y José cuando llegaron de la escuela. Su cola menear. Nos mostró su felicidad. Feliz cuando caminamos a la playa, en el agua. Su vida es corta, porque él nos no podría mostrar más felicidad que tuvo. Nos mostró ser feliz todo el tiempo, a conformarse con lo que tenemos, a comer lo que se nos da, para mostrar la amistad a amigos y alejarse de malas personas. Él nos enseñó que el amor y la comprensión no tomen palabras. Él nos no podría mostrar más.”

Advertisements

Your thoughts are valuable to me:

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: